Sabariego

 

Polimórfica

Tu cuerpo fraguado al calor de los años, es el devenir lento de millones de mujeres que te precedieron, somos y deveriamos ser el orgullo de nuestros antecesores, el colofón de un viejo camino, hasta que nuevas generaciones nos adelanten proyectandonos hacia un futuro siempre renovable.

Mi pintura siempre fascinada por el universo pequeñito de un grupo de células que se reunen en la armonia de una tarea común, y que se mecen a los acordes de un mundo en constante impulso, sin perder su formación, sin perder la esencia que los agrupó.

Debo ser honrado y lo intento con los pintores que me precedieron a la vez que con mi tiempo.

Tu cuerpo varia con el lugar, con la hora, con la luz, con el sentimiento...

Pero siempre me pareces tu.

 

Oleo sobre lienzo
160 x 130 cm
Anterior | Inicio | Siguiente