Sabariego

 

La ventana

Titán melancólico, resolviste la fragilidad del alma, destruyendola.

Siempre amaste la carne.

¿Por qué? tanta dinastia zumbona levantando constantemente chabacanos monumentos.

El hombre es sencillo y es humilde, es un peregrino que se adapta al frio.

Vamos mujer, continuemos nuestro camino, deja los hechizos, misereres y la televisión.

Todo es una burla, continuemos nuestro camino.

 

Oleo sobre lienzo
120 x 100 cm
Anterior | Inicio | Siguiente